El camino hacia la felicidad…

El neurólogo y psiquiatra de la universidad de Viena Viktor Frankl (1905-1997) estuvo prisionero desde 1942 hasta 1945 en cuatro campos de concentración de la Alemania nazi, incluido Auschwitz. Sus padres y otros familiares murieron en ellos, pero el logro sobrevivir. Allí, en medio del sufrimiento, Frankl se hacia una pregunta constante: ¿como pueden las personas que están aquí, que lo han perdido todo, que han visto destruirse todo lo que valía la pena, que pasan hambre, frió y brutalidades sin fin, seguir aceptando que la vida es digna de ser vivida y que merece la pena continuar? A base de preguntar e investigar entre los resistentes como era posible que la mayoría prefirieran vivir a suicidarse, Frankl llego a una conclusión que seria la base de la logoterapia, el método que desarrollo después en su carrera profesional. En aquellas prisiones descubrió que el interés fundamental del ser humano no es sentir placer o evitar el dolor, sino encontrar un sentido a la vida, y que el hombre puede soportar sufrir si encuentra un sentido a su padecimiento.

La Razón que empujaba a resistir a algunos presos era la responsabilidad sobre el cuidado de su hijos. La de otros un talento sin explotar. A otros les movía la lucha revolucionaria o la religión. Incluso a algunos les ataba la conservación de ciertos recuerdos que creían que merecía la pena rescatar del olvido.

Según la logoterapia, este impulso vital que ayuda a soportar las tragedias es único y especifico, y cada uno tiene que encontrar el suyo. Por eso, la pregunta sobre el sentido de la vida no debería plantearse en términos generales. Viktor Frankl decía que expresarla de esa manera seria como preguntarle a un ajedrecista: “digame, maestro, ¿cual es la mejor jugada que debe hacerse?” No hay ninguna jugada que sea mejor o peor; todo depende de la situación del juego. Por lo mismo, el ser humano no debería inquirir (indagar) cual es el sentido de su existencia en términos genéricos.

Niels Bohr, uno de los grandes de la física cuántica, afirmaba que el sentido de la vida consiste en que no tiene ningún sentido decir que la vida no tiene sentido.

Para Viktor Frankl, nosotros no inventamos el leit-motiv de nuestra existencia, sino que lo descubrimos. Y lo hacemos porque sin el vivimos alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, pero como simples momentos aislados sin un centro común. Encontrar un sentido ayuda a vivir de forma global y, gracias a eso, a soportar las situaciones traumáticas.

Muy Interesante, Junio del 2008.

Anuncios

4 Responses to “El camino hacia la felicidad…”


  1. 1 danielfuengirola junio 8, 2008 en 12:06 pm

    Si Viktor Frankl pudo decir que SI a la vida, y no porque sea psicólogo, sino un superviviente, nadie puede llevarle la contraria, y decir que la vida NO a la vida.

    Saludos

  2. 2 Sobabal junio 8, 2008 en 6:50 pm

    1942 hasta 1045 las fechas no me encajan
    creo que te as equivocado

  3. 3 joputa junio 10, 2008 en 12:56 pm

    Cojonudo este artículo, cojonudo tu blog.

    Un saludo.


  1. 1 El camino hacia la felicidad (2a parte)… « Soul Club Blog | Reflexiones De La Vida Para Noches De Insomnio… Trackback en julio 5, 2008 en 12:42 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: